• Basada en una solución integral

Con la solución Smart City Center basada en la tecnología IOC de IBM, quienes gestionan servicios clave para el presente y futuro de una ciudad pueden visualizar en tiempo real indicadores que les permitan tomar mejores decisiones.

Para poder cruzar estos datos y establecer nuevas políticas y formas de actuar, se ha implantado una estructura que incluye:

  • > 32.000 sensores que captan datos de consumo de agua en tiempo real
  • > Red de comunicaciones WIMAX
  • > Sistema GIS
  • > Bolsas de basura con tag de identificación RFID
  • > Farolas inteligentes
  • > Solución vertical para la gestión de agua, residuos y limpieza viaria ERLEA

• Con ejemplos ya en funcionamiento

Estamos orgullosos de estar ya en funcionamiento. Te mostramos algunos ejemplos de cosas que ya estamos haciendo.

1. Monitorización de incidencias

Los ciudadanos del Bajo Bidasoa (además de los profesionales de Servicios de Txingudi como herramienta de trabajo) cuentan con una APP para sus smartphones que les permite introducir incidencias con texto, foto y localización geográfica relativas a agua, basura, tráfico…

En el Smart City Center se recogen todas estas incidencias, se monitoriza el número de incidencias abiertas y el tiempo medio de resolución. Y además, de cara al establecimiento de políticas de prevención, se monitoriza la correlación entre la meteorología y el número de incidencias por tipología.

2. Monitorización y control de alumbrado público

A través de la red WIMAX el Smart City Center conoce el consumo en tiempo real de las farolas inteligentes. Si una farola deja de funcionar, salta una alarma en el Smart City Center dando lugar a una incidencia de mantenimiento.

De esta manera, se pueden detectar comportamientos anómalos en el consumo energético y acelerar la detección y resolución de incidencias relacionadas con el alumbrado.

3. Monitorización del rendimiento de la red de abastecimiento y saneamiento de agua

En el Smart City Center se muestra en tiempo real el rendimiento de la red por sectores, que es captada a través de los 32.000 sensores instalados. En caso de que el rendimiento de la red baje de un porcentaje determinado, el indicador se muestra en rojo. También desde el Smart City Center se monitoriza el consumo de agua, mostrando el indicador de consumo de agua en rojo cuando el consumo medio diario es superior al establecido como referencia por la Agencia Vasca del Agua URA.

El Smart City Center ofrece así mismo información sobre el consumo de agua versus meteorología (temperatura y precipitaciones) de cara a la realización de previsiones de consumo. Esta información unida a la cartografía digital permite, además, establecer prioridades a la hora de programar la renovación de las infraestructuras.

4. Análisis de comportamiento ciudadano

Si a la monitorización del rendimiento de la red de abastecimiento y saneamiento añadimos que algunos voluntarios del Bajo Bidasoa están colocando un tag RFID en sus Bolsas de Basura (fracción resto) que permite identificar quién, qué y cuándo deposita la bolsa en alguno de los contenedores de la comarca, el Smart City Center permite:

- Cruzar la generación de residuos con el consumo de agua para determinar si existe un patrón de comportamiento de cara al establecimiento de diferentes políticas.

- Analizar cómo varía la generación de residuos con la meteorología para optimizar los servicios de recogida.

5. Vigilancia de estacionamiento

En la plaza más concurrida de Irun, se ha instalado una cámara que vigila el estacionamiento en la parada de autobús. Si se produce un estacionamiento indebido, se avisa vía megafonía al usuario del vehículo mal aparcado. Tanto la cámara como el altavoz hacen uso de la WIMAX para la transmisión de datos.

• Y con resultados visibles

Aunque nuestro mayor deseo es que vengas a Smart Land Bajo Bidasoa y lo compruebes con tus propios ojos, te mostramos algunos de los beneficios más importantes que se han conseguido:

  • > Mejora de la comarca. Gracias a la mejor gestión del agua, se ha producido una recuperación de espacios degradados para convertirlos en espacios de ocio y esparcimiento, como las orillas de las regatas urbanas, la ría del Bidasoa o las playas de la comarca.
  • > Un mejor aprovechamiento de los recursos. Por ejemplo, las fugas de agua se han reducido en un 70% o se han reducido en un 40% los costes de bombeo en saneamiento.
  • > Desarrollar el emprendizaje local. El proyecto ha servido como experiencia piloto para que emprendedores locales hayan desarrollado nuevos productos tecnológicos que se están comercializando en el mundo entero, creando 35 puestos de trabajo de alta cualificación.
  • > Mayor transparencia y participación ciudadana. En el Bajo Bajo Bidasoa existe una cultura arraigada de participación ciudadana, que la adopción de nuevas tecnologías ha impulsado a un siguiente nivel.